Aunque la pregunta suene un poco contundente, tenemos que decir que sí, España es un país de hombres calvos. De hecho, es el segundo país del mundo con más calvos entre su población masculina, superado “por los pelos” por la República Checa.


En nuestro país, entre el 45% y el 50% de los hombres sufren la alopecia androgénica o comúnmente conocida como calvicie masculina. De estos, además, el 73% ya no cuenta con ningún cabello, ya sea por caída total del pelo o por haber optado por el rasurado, ya que estéticamente es una buena solución.


Un reciente estudio realizado por la OCU respecto a la calvicie masculina y sus posibles tratamientos, nos dice que la mayoría de los encuestados empezó a perder el pelo cuando tenían una edad entre 24 y 34 años. De estos, el 35% se vio afectado psicológicamente por la pérdida de cabello.

factores ambientales como el estrés favorecen la calvicie masculina

Pero, ¿cuáles son las causas para que en España haya tantos hombres calvos?

Hay dos factores principales de la calvicie ya conocidos: el entorno y la genética. Pero hay un tercer factor al que no se le presta la suficiente atención: los hábitos no saludables.

 

Factores genéticos

Respecto a la calvicie en los hombres, el comportamiento de los genes es determinante. La diferente combinación de los genes implicados en la alopecia androgénica  da como resultado unas variantes genéticas relacionadas con las hormonas que hacen al hombre español más proclive a la calvicie.

Esta teoría se entiende si se estudia la historia evolutiva del ser humano, comenzando hace miles de años. Desde que el hombre y la mujer existen se han relacionado y reproducido con los miembros de sus tribus o sus pueblos, con aquellos que vivían a distancias próximas. Debido a esto, a sus descendientes se le iban transmitiendo de forma constante las mismas cargas genéticas.


Antes, el ser humano no podía desplazarse a grandes distancias como hacemos ahora con los modernos medios de transporte. Esta limitación hacía que ciertas cargas genéticas se convirtiesen en característica de cierta zona o región.


Así podemos señalar que el pelo fino con tendencia a la calvicie es propio de España. Por el contrario, como ejemplo, el pelo liso, grueso y sin tendencia a la alopecia es característico de China.

 

Factores ambientales y entorno

El entorno puede influir de forma negativa en el pelo: el estrés y los cambios estacional son factores ya conocidos. Pero también la contaminación se considera uno de los agentes más nocivos, ya que puede provocar, entre otros daños: debilidad, sequedad, pérdida de brillo, picor… y, en casos agudos, la caída del cabello de forma más intensa de lo habitual.

Según datos de un estudio clínico realizado por los laboratorios Aora Health, la exposición a diferentes partículas contaminantes podría tener como consecuencia directa un tipo de alopecia denominada efluvio telogénico. “Se trata de un problema capilar que no tiene origen hereditario, y sus causas son variadas, continuas en el tiempo y externas (la dieta, el estrés, cambios hormonales, tratamientos farmacológicos, la época del año…). Técnicamente, muchos de los folículos pilosos que están en la denominada fase Anagen (o de crecimiento del cabello), se saltan esta fase y pasan antes de tiempo a la siguiente (Telogen o caída del cabello). En general, puede ser reversible cuando las causas desaparecen, el cabello vuelve a crecer de forma natural”, explica Gonzalo Peñaranda, director general de los laboratorios.

 

Hábitos no saludables

el tabaco es un mal habito que favorece la calvicie masculinaExisten ciertas conductas o hábitos diarios que favorecen la aparición de la calvicie y que ayuda a que en España haya un número importante de hombres calvos.

El consumo de tabaco se relaciona con el incremento de las posibilidades de quedarse calvo en los adultos con antecedentes familiares de alopecia. Aunque los especialistas barajan distintas razones para este efecto dañino de los cigarrillos, no acaban de ponerse de acuerdo en una explicación definitiva.

Lo que sí se conoce es que el tipo de consumo, la cantidad actual de cigarrillos que se fuma y la intensidad del hábito desempeñan papeles fundamentales en el desarrollo de la alopecia masculina moderada o severa.

Otro desencadenante de la calvicie en los hombres que cada vez cobra más notoriedad es la alimentación. Debido al estilo de vida adoptado por el mundo occidental, gran parte de la población come alimentos de menor valor nutricional, abusando del fast foods o comidas procesadas. El consumo excesivo de las bebidas edulcoradas, los azúcares, las grasas, los lácteos, entre otros, son parte del resultado del aumento de la presencia de tantos hombres calvos en Occidente y, más concretamente, en España.


Por el contrario, el consumo de vegetales, las hojas verdes (lechugas, acelgas, coles o brotes) y las algas aportan grandes nutrientes necesarias para las personas y ayudan a que la salud capilar tenga más vitalidad y fuerza.


Evidentemente, si el factor genético está presente, los buenos hábitos sólo lograrán ralentizar el proceso de alopecia, pero en ningún caso lo frenará a largo plazo.

 

Te ofrecemos información adicional sobre los modelos de pérdida de cabello en los hombres.

Si eres parte de los hombres a los que la genética les ha jugado una mala pasada, tu solución puede ser el trasplante capilar.